Atrapados en la deuda de la modernidad

Fernando_Castro_Flórez

 

“El arte tiene que volver a su matriz, me atrevería a decir ilustrada. He tenido este año, por azares, que volver a pensar, todo lo a fondo que yo lo pueda hacer, que no sé si es mucho o poco, a Diderot, y me he vuelto a encontrar en que la fuente de todo se encuentra en el momento ilustrado. En el momento de Diderot escribiendo sus Salones (…) Es el origen de lo que hoy tenemos sobre la mesa. ¿Creemos que debemos mantener un Estado cultural de corte ilustrado’ Sí. No solamente eso. Creo que habría que volver al momento ilustrado. Creo que habría que volver al iluminismo. Creo que habría que volver a Diderot. Creo que habría que volver a pensar ese momento en el que, surgiendo la crítica de arte, surgiendo la historia del arte, surgiendo la estética, surgiendo la burguesía, tenemos que volver a pensar que es o, que ha sido el proceso del propio mundo occidental burgués, como un mundo en el que aparece la modernidad, y aparece el arte, y aparece la obra de arte y aparece la idea de obra de arte, gracias al proceso de la Ilustración. Como un proceso, en el que nos dice Diderot, qué es el arte. O qué es la crítica de arte. Es filosofía práctica. Y esa dimensión de filosofía práctica, yo creo que es lo que hace que crítica de arte, estética, historia del arte, puedan encontrar su raíz común. Que es común de luchar contra qué. Contra l’ancien regime. Contra el Antiguo Régimen. Y yo creo que hay que luchar contra el Antiguo Régimen. Y ese Antiguo Régimen qués es. Pues en mi opinión ese Antiguo Régimen se llama posmodernidad. Tal vez hoy el arte debe ser un intento de volver a pensar la genealogía posmoderna del arte, del mundo turístico global ‘musificado, pero intentando combatir a la vez un Antiguo Régimen que es un lugar común. Que es que tenemos que ser neoliberales sí o sí. Como un destino incuestionable. Como una especie de sacrificio omnímodo. (…) Estamos en manos de un pensamiento camufladamente religioso. Entonces, toda la terminología contemporánea es una terminología sacrificial. Y esa especie de superstición sacrificial de que tenemos que hacer sacrificios como apretarnos el cinturón, etcétera, etcétera… Creo que es un pensamiento retributivo de corte antropológico reaccionario que el arte tiene que intentar cuestionar”. Fernando Castro Flórez.

Anuncios

No ha lugar

illadiagonal
Hace un tiempo, hablamos en clase, un poco por encima, del concepto ‘No-lugar’ que me parece atrajo la atención de algunos alumnos que pedían más profundidad sobre el tema. Estos días ha caído en mis manos el libro  La ciutat interrompuda. De la contracultura a la Barcelona postolímpica (La Magrana, 2001) en el que el crítico literario de La Vanguardia, Julià Guillamon trenza un paseo por la historia de la ciudad, desde las Jornadas Libertarias de 1977 a los momentos posteriores a la celebración de los JJOO en 1992. Dos puntos históricos claves en el ‘moderno’ desarrollo de esta ciudad, que se explican a través de los textos de la época de escritores hoy consagrados como Quim Monzó o Sergi Pàmies a los que se cita constantemente.

En el punto tocante a la postmodernidad, el momento en el que Barcelona se aferra al diseño para darle un nuevo packaging a la ciudad post-olímpica, se habla de los no-lugares que empiezan a aflorar en ese momento. Como L’Illa Diagonal, que es la construcción que se toma como referencia en el libro (tenéis los planos de este mall barcelonés como fotografía principal del post). Aunque si el libro se hubiera escrito recientemente se podría hablar del Apple Store de Plaça Catalunya, que ya hablamos en clase  se había convertido en punto de encuentro de los jóvenes de la generación del GPS.

Guillamon habla de algo que ya hemos tratado en clase, el espacio privado se abre paso por entre el ámbito público, y lo hace en boca del historiador de la arquitectura estadounidense Charles Jencks y de Frederic Jameson,  crítico y teórico literario, también estadounidense, de ideología marxista.

“Si no sabem què cal valorar, si el món comercial està més ben definit temporalment i especialment que el món espiritual, aleshores hi ha el risc de deixar-ho tot en mans del comerç. La postmodernitat comporta  una mutació de l’espai urbà.  Charles Jencks sosté que en trencar amb l’homogeneitat i l’abstracció de l’arquitectura moderna, els postmoderns han definit una nova mena d’espai ambigu, misteriós, complex i sorprenent. Per a Frederic Jameson (El posmodernismo o la lógica cultural del capitalismo avanzado), la vida quotidiana s’ha fet irreal, estem envoltats d’imatges il·lusòries que configuren un mosaic sense claredat, equilibri, ni coherència. (…) Davant d’un nou edifici, els ciutadans tenen la sensació de no disposar de les eines perceptives adequades i d’anar en retard respecte a l’arquitectura. Jameson no pot comprendre l’eufòria que provoquen en la gent les grans transformacions urbanístiques de París, Milà o Barcelona. “¿Cómo puede ser un deleite para los ojos el bullicio de la ciudad encarnado en la mercantilización? ¿Cómo puede experimentarse esa extraña especie de regocijo alucinatorio ante lo que no es sino un salto cualitativo sin precedentes en la alienación de la vida cotidiana en la ciudad?”.

Si os habéis preguntado quién es el responsable del término  ‘No-Lugar’ os diré que fue acuñado por el antropólogo francés Marc Augé: “Si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico, definirá un no lugar”.

“Marc Augé ha parlat extensament d’aquesta mutació urbana a Los “No lugares”. Una antropología de la sobremodernidad. A diferència del lloc antropològic, qué és un lloc de memòria,  un no-lloc és un espai sense identitat, ni història, ni relacions. El concepte es pot aplicar tant als llocs de trànsit, per on circulen acceleradament persones i béns materials (vies ràpides, enllaços de rutes, aeroports, centres comercials) com als mateixos mitjans de transport, els autobusos, els avions i els trens.

La persona que penetra en un no-lloc s’allibera de la seva identitat, ja només és el que fa o viu com a client, passatger o conductor. El paisatge es buida de referències, l’experiència de solitud és totalment nova.  La relació amb el poder també canvia: “Hoy, la frecuentación de los no-lugares ofrece la posibilidad de una experiencia sin verdadero precedente histórico de individualidad solitaria y de mediación no humana (basta un cartel o una pantalla) entre el individuo y los poderes públicos” (Los “No lugares”. Una antropología de la sobremodernidad).