Barcelona de nit

Hoy nos dedicamos a uno de los más destacados influencers culturales de la Barcelona del primer tercio de siglo pasado. Nos referimos a Sebastià Gasch que da nombre a unos jardines interiores que se encuentran en la manzana que crean las calles Rocafort, Entença, Diputació y Gran Via. También tiene unos premios culturales a su nombre.

Se trata de un crítico de arte que hizo de la crónica de espectáculos un arte que queda recogido en libros como Barcelona de Nit, compendio de crónicas del submundo, muchas de ellas describen el distrito V o barrio chino, que se cierra con una colección de artículos en torno al circo. En uno de los textos se habla de uno de los circos más importantes de la Barcelona del siglo pasado, el teatro circo Olympia con aforo de unas seis mil personas (sito en la calle Aldana con Ronda Sant Pau, ubicado en el mismo edificio que hoy en día acoge las galerías en las que se encuentran las tiendas de discos Rhythm Control y Vinilarium, la oficina de diseño Hard to Find Graphics o el sello Urban Legend). Aquí tienes un texto para clubbingspain en el que se describe el eco sistema perfecto que conforma ese laberinto que parece se ha quedado en los 70.

“Al cap de cinc anys Barcelona tornà a posseir un circ estable, el Circ Olympia, que fou l’únic veritablement digne de la nostra ciutat. Un enamorat d’aquest espectacle, coneixedor d’ell com a pocs, Josep Ventura Gannau, nat a Barcelona el 1887, suggerí la idea a un grup de capitalistes d’edificar un local d’àmplies proporcions per a funcions de circ, amb possibilitats també d’habilitar-lo per a representacions teatrals i grans espectacles. Acceptada la suggestió, es va adquirir un vast solar de la Ronda de Sant Pau, i l’obertura del nou coliseu s’efectuà el 4 de desembre de 1934 (…)En el programa inaugural figuraren números tan notables com els elefants musicals de Rossi, les foques ensinistrades del capità Frohno, el ciclista Catalani i els colosals pallassos Antonet i Beby”.

(Nota del autor del post: el año está equivocado en el libro, en realidad abrió sus puertas el 4 de diciembre pero de 1924.

“En el Circ Olympia actuaren durant els seus 22 anys d’existència, les atraccions de més renom mundial. Les seves quadres allotjaren superbes coleccions de feres i centenars de cavalls de totes les races. Els millors malabaristes, funámbuls, trapezistes, pallassos, treballaren sota la seva cúpula”.

Gracias al avezado crítico, nos enteramos que con el paso del tiempo en el Olympia había augustos mediocres. Es el payaso que lleva nariz roja y el que crea accidentes y lía pollos para desestabilizar al payaso blanco.

De finales de los años 20 hasta la llegada de la guerra, Gasch prestará atención a aquellas manifestaciones culturales que la prensa generalista de la época ningunea como el cine, el circo, el music hall, el jazz, el boxeo, el flamenco o la danza. Gasch alardea en sus textos de sus amistades, como Miró, demostrando que un buen periodista debe confiar en esas fuentes que suponen una buena lista de amigos del sector del espectáculo.

Por los textos de Gasch averiguamos que en los locales de Barcelona abundaba hasta el exceso “la rajola de Valencia”. Que los locales de los años 30 se encuentran en periodo de restauración con poca suerte estética, según el criterio del propio Gasch, como el Barcelona de noche, “massa llempant”, el nuevo negocio de Pepe el de la Criolla, del que ya hablamos en este post. El tema del poco tino de las reformas es recurrente en los artículos de Gasch que escribe uno titulado “A la luz del recuerdo. Reformas ilógicas” que le publica la Revista Destino el 30 de marzo de 1963.Parece ser que Gasch no era muy partidario de la fama del local del de la Criolla. Muchas de estas reformas van encaradas al turista de la época: “Però aquesta decoració infecte, fill degenerat del cubisme pictòric, el turista ja el troba a tots els dancings del seu país, i la gent adinerada de l’Eixample ja el troba a tots els cabarets de luxe barcelonins. I, naturalment, tant el turista com l’home del carrer del Bruc, que cerquen una altra cosa al carrer del Cid, no anaren a la Criolla. Només hi anà la gent del barri. I el contrast entre tots aquells descamisats i aquella sumptuositat desproporcionada creà un desacord dels mes desagradables”.

“Per entre les tauletes de fusta -amb tapet de quadros les de les llotges- i uns taborets gòtics, circulen uns cambrers amb americana blanca i unes dones del guarda-roba vestides de seda negra. Tot plegat és un farrigo-farrago que participa del cabaret de luxe, del Refectòrium, o de l’Or del Rin i de l’Exposició d’Arts Decoratives… Pepe-el-de-la-Criolla passeja la seva mirada de xai satisfet damunt aquesta fastuositat de qualitat inferior. I, de tant en tant, el cangrejero: -¡Percebes, gambas, almejas!- ens recorda que som el districte cinquè”.

Habla de la crisis de los café-conciertos, entre los que destacaba Casa Juanito Eldorado -“…i de tots els llocs espectaculars, més o menys prostituïts, més o menys turístics, la taverna de Juanito El Dorado-es indubtablement el millor. I els diumenges a la tarda, sobretot, l’afluència extraordinària de poble autèntic ofega l’escenografia i fa pensar en els bons temps de l’establiment”- que tanto hizo por el flamenco desde el actual Raval (la calle Arc del Teatre por esos años 30 ya estaba de capa caída y que la animación se trasladó a la calle Tàpies). “Els cafès-concerts del Paral·lel agonitzen. De la taula de joc, la pastera, fa anys que no se’n canta gall ni gallina. De senyors capaços de destapar cinc o sis botelles de xampany en una avantllotja, cada dia n’hi ha menys. Més ben dit,no n’hi ha ni un”.

“A les parets penja-robes de rebedor de família humil i un rellotge de menjador petit burgès. I gent del barri. Homes i més homes. Homes que, darrera els seus crits d’alegria fictícia, porten el pensament fit en l’endemà trágic que els espera: un despatx -la mort lenta- i un amo criminal”.

Anticipa el triunfo del cine sobre las artes escénicas. El teatro que intenta seducir al pueblo y al erudito fracasa, mientras el cine con mejores autores y actores, y sobre todo con medios más avanzados, sabe encontrar ese punto intermedio que le hará imponerse como forma de entretenimiento del siglo XX. Nos habla de las revistas madrileñas que plagan las programaciones de los teatros barceloneses en cuanto llega el verano. En 1932 hablará de una segunda ola del cine con las películas de gangsters. “Els films de gàngsters han restaurat l’imperi de l’acció. Més fets i menys paraules (…) I el moviment cinematogràfic ha arraconat la lentitud teatral”.

Gasch se tira de los pelos porque los cantaores entrado el siglo XX empiezan a cantar tangos, la moda del momento. “Vallejo ja canta tangos. Quin horror! Que aixó ho faci el decadent Niño de Marchena, encara… Però el gran Vallejo!…Només queda la vella guardia”. Su relación con los actores principales del mundo del flamenco le permiten estar donde hay que estar y poder afirmar que en una juerga en un local cerrado es como se debe escuchar el cante de verdad. Un cante que ilumina las noches del llamado barrio chino de Barcelona, hoy el Raval: “La nostra gent ignora que és precisament en aquest districte cinquè on l’andalusisme, sense gota d’escenografia, es manifesta amb cruesa terrible y amb patetisme punyent. Més purament potser que en la mateixa Andalusia. Allà domina l’escenografia turística”.

“Ara, tots els ballarins són coixos. I abusen dels garrotins, que són a la dansa el que els fandanguillos al cant. I introdueixen ens els seus balls passos russos i fins i tot americans. Quins temps aquells! Ja en queden pocs de purs”. Pero Gasch sabe encontrar a los bailaores de verdad. Como buen ojeador que es, Gasch está al tanto de las promesas del baile en los tablaos, como Carmen Amaya a quien descubre antes que ningún otro plumilla:

“A la Taurina, cal estar de sort i cal encertar el dia. Car algunes nits, poques, hi balla la Carmencita (Carmen Amaya). Es fa difícil de trobar la paraula exacta per a comentar aquesta meravella. Imagineu vos una gitaneta d’uns catorze anys asseguda damunt d’un tablado. Carmencita roman impassible i estatuària, altiva i noble, amb una noblesa racial indefinible, hermètica, absent de tot i de tots, sola amb la seva inspiració, en una actitud figée per a permetre a l’ànima d’elevar-se devers regions inaccessibles”.

Anuncios

Distrito Distinto

MACRO BARCELONA Carmen Amaya en el Villa Rosa.

MACRO BARCELONA Carmen Amaya en el Villa Rosa.

Durante el mes de octubre de 1925, aparecieron publicados en el semanario El Escándalo dos reportajes titulados Los bajos fondos de Barcelona. En estas crónicas, su autor, el periodista Francisco Madrid se en se mencionaba por primera vez el topónimo urbano Barrio Chino que servía para identificar una parte del Raval, denominado entonces Distrito V y que se refería a la barriada de Atarazanas, limitada por las calles Portal de Santa Madrona y Nou de la Rambla, por un lado, y la Rambla y el Paralelo, por otro.  Una zona  donde según el propio Madrid el vicio, la miseria y la delincuencia común tenían terreno abonado. La expresión se propagó como la pólvora que además sirvió para atraer a periodistas, literatos, poetas y gente afín al submundo característico del barrio que después pasaría a conocerse como del Raval.

 

“Lectora, lector. He aquí el distrito quinto, he aquí los personajes de su ambiente. “Amitachis”, Luis Capdevila, Eduardo Carballo, para escribir sus dramas, sus artículos, sus novelas, he aquí toda la fiereza y toda la brutalidad del distrito quinto. Es el distrito quinto la llaga de la ciudad, es el barrio bajo, es el domicilio de la mala gente. Cierto es que viven en él familias honradas. Ésta es la tragedia. En el montón deforme de basura y de dolor, de inconsciencia y de pecado, que forma el distrito quinto se mezclan el obrero y el chorizo, la lavandera y la peripatética que, en el cabaret elegante, parece hija de nobles y que duerme en su propia casa sobre un catre… Ni los barrios bajos de Génova, ni el barrio puerto de Marsella, ni la Villette parisina, ni Whitechapel londinense, tienen nada que ver con nuestro distrito quinto, con el ambiente magnífico de nuestra zona prohibida. Es más, el distrito quinto les supera. Se juntan aquí, de una manera absurda y única, la casa de lenocinio y la lechería para los obreros de la madrugada; la tienda que alquila mantones y en donde se presta dinero a las artistas de los music-hall y el palacio del conde Gúell; Cal Manco y la “Casa del Pueblo Radical”; el Hospital de la Santa Cruz y la taberna de la Mina; el cuartel de Atarazanas y la pequeña feria de libros viejos; los hoteles meublés y la Atracción para Forasteros… Lo bueno y lo malo; la civilización y el “hurdismo”. Pasea esa desdichada de “la Moños” sus harapos y hace reír. Cruza la calle el sereno Juan y se cubren la cara para que no les reconozca los pequeños ladrones. Venden cocaína algunos limpiabotas y aparecen los invertidos en plena calle mostrando sus vergüenzas; las gitanas de “Villa Rosa”, cantan roncamente y en la puerta una procesión de pedigüeños os asalta casi con violencia; un borracho expone una teoría filosófica con la música del Porque era negro… Hay todavía becs de gas, románticos y calles silenciosas. Vamos a entrar en el distrito quinto. No sabemos si saldremos de él. En la puerta del Arco del Teatro nos despedimos. En el bar adosado a la pared, un pelotari para unas “cañas”. La calle es estrecha, es larga, es sucia, es tortuosa. Vista desde Las Ramblas, parece que las casas de una acera y de otra se juntan y se queda un trozo vacío por donde asoma el cielo de color violeta”.


Francisco Madrid para la revista de crítica teatral y literaria El escándalo, años 20 del siglo pasado.