Las momias del Passeig de Sant Joan

Ha llegado a la xarxa de biblioteques el segundo tomo de las memorias de Aurora Bertrana. Yo andaba buscando la lectura de  sus experiencias en la Polinesia, donde residió en la década de los 20 -convivió tres años con los tahitianos y se convirtió en erudita occidental d las costumbres malayas con ponencias por toda Catalunya-, pero esta segunda parte de su autobiografía comienza justo con la irrupción de la guerra civil. Y no da puntada sin hilo la escritora que nos ofrece una lección de cómo explicar la guerra civil sin resultar una “cuñada”. De apariencia, Bertrana es tirando a sospechosamente burguesa, pero a la hora de narrar lo acontecido en esa primera guerra civil que fue la revolución en Barcelona no le tiembla el pulso cuando denuncia la liquidación de una de las fuerzas de izquierda más radicales, el POUM, que parece molestar a socialistas y comunistas que han tomado el control de la España republicana.

“Si tots aquests grups polítics extremistes feien, cadascú pel seu cantó, el que podien en qüestió de delictes, per què havien de pagar ells sols la culpa de tots? És aquesta sensació d’injustícia  el que m’empeny a   fer-ho resssaltar tot i que, com a “política”, jo no tingui cap dret a opinar,ja que vaig passar la “petita guerra civil” tancada a casa passant  gana i evitant les bales perdudes. Per a mi, la liquidació  del POUM és un misteri i una vergonya. I perdoneu que parli de “vergonya” en evocar aquella época. És evident que els altres comunistes -vull dir els de la Tercera Internacional o estalinistes- el POUM els feia nosa”. También dedica un capítulo a dilucidar las rencillas propias de la facción de derechas con carlistas, empresarios, falangistas y monárquicos. “Perque l’esquerre de les dretes s’assembla molt a la dreta de les esquerres fins el punt que fàcilment es podrien donar la má”

 

Nos explica Aurora Bertrana que la guerra le pilla en Ampúries, cuando estalla la insurrección militar se queda atrapada en la Costa Brava, hasta que consigue los permisos “revolucionarios” pertinentes para poder bajar en coche hasta Barcelona. En el camino hacia la capital catalana se encuentra con infinidad de controles que convierten el periplo en una odisea. Una vez consigue llegar a la ciudad, la hija de Prudenci Bertrana -hace unos días se organizó una ruta por Berga siguiendo algunos escenarios que compartieron hija y padre durante algunos veranos- será testigo directo de la profanación del convento de les Saleses que describe con pelos y señales.  Como las hordas revolucionarias se encuentran con la iglesia vacía se dedican a profanar tumbas de monjas que exhibirán en el mismo Passeig de Sant Joan. La escritora asegura al final del capítulo que llegó a desfilar un millón de personas por esta macabra exhibición.

“Milers de ciutadans encuriosits anaven a contemplar aquest macabre espectacle batejat amb el nom de “Les mòmies de les saleses”. De mòmia només n’hi havia una, i encara dubtosa. Era un cadàver que, Déu sap per quins motius, no havia arribat a l’estat de descomposició natural. Semblava talment una estàtua. Representava una monja jove, esvelta, vestida i cofada de blanc, amb el rostre i les mans com de marbre. Per la seva netedat i la seva formosor feia goig de contemplar. Les altres eren pobres i horribles cossos de dona en estat més o menys avançat de putrefacció: hi havia totes les gradacions del cadàver, des del més recent al més antic,ja convertit en simple esquelet. Aquests darrers aviat es desintegraven, i aixó afegia lletgesa a l’espectacle”.

 

“Uns deien que els anarquistes volien tornar a ser els amos del país, com ho havien estat als primers mesos de la guerra civil. D’altres deien que els comunistes, d’acord amb la Generalitat, estaven ben decidits a acabar amb tots els partits que s’oposaven al domini del Partit Comunista, que era el més fort i més ben organitzat de tota l’Espanya republicana, l’únic capaç d’aconseguir,  amb els seus mètodes i la seva disciplina, la victòria final sobre els nacionals”.

El convento en cuestión, refugio de las monjas salesas de la Orden de la Visitación, se encuentra en el Passeig de Sant Joan, 90-92, entre las calles de Valencia y de Aragón, en pleno Eixample derecho (como quien dice, a cuatro pasos de la Sagrada Familia). El antiguo convento fue convertido en 1943 en un colegio de los Hermanos Maristas. La iglesia ya recibió lo suyo durante la Semana Trágica en 1909.

“Valia la pena d’escoltar els comentaris de la gent. La formosa mòmia de la monja era molt admirada. Hom tractava de comprendre per què aquella feia tant de goig i les altres tant de fàstic, fins el punt que, després d’haver-les contemplat, alguns espectadors havien de córrer a vomitar al peu d’un arbre”.

Por lo demás, el libro es más que recomendable, el primer tramo del mismo está lleno de datos de interés sobre el desarrollo de la guerra civil, explicados de manera muy clara, con un intento de plasmarlos de manera bastante objetiva,  pese a lo embrollado de la situación, sobre todo en el bando digamos “rojo”. Aparece mencionado el teatro circo Olimpia, del que hablamos ya en esta entrada, en el que el 9 de agosto del 37 se reúnen los anarquistas para discutir algunos detalles sobre las quintas que debían ir al frente. Los anarquistas aceptan ir a defender a la República pero sin uniformes, con sus propias leyes, lo que propiciará desencuentros con las autoridades oficiales que en esos momentos ya no saben qué hacer para parar el avance de los nacionales. El resto es historia y está toda muy bien pormenorizada en este excelente libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s