El apagón que iluminó el corto verano de la anarquía en Nueva York

Hace unos años se programó en el festival In Edit de Barcelona un docu que me llamó mucho la atención y pasó al Top 5 de mi particular lista de documentales favoritos. Se titulaba NY77: The Coolest Year In Hell y en él se explicaban los acontecimientos que, casi de manera telúrica, se conjugaron para que 1977 fuera uno de los años más importantes para la música popular y urbana de la segunda mitad del siglo pasado en los EE.UU. El 13 de julio de ese mismo año es recordado por los más viejos del lugar por un apagón que alentó una serie de saqueos de todo tipo de productos, entre los que destacaron infinidad de tocadiscos extraídos impunemente de tiendas de electrodomésticos, que propulsaron la cultura hip hop en plazas y parques de los barrios más deprimidos de la capital del mundo. Si querías ser Dj en los años 70 debías disponer de tu propio soundsystem cargando con tus parlantes y todo. Así que eso fue lo que hicieron muchos jóvenes. Cargar con ellos hasta su casa. Los medios convencionales no le vieron la gracia al asunto y dieron la brasa durante meses con el tema que, por las imágenes que quedaron para la posteridad se tuvo que desmadrar bastante, con las fuerzas de seguridad empleándose a fondo.

El apagón iluminó un punk de negros que le sacó las chapas al guitarreo para blanquitos que por entonces se estaba popularizando con la apertura de sus primeros antros. El verano de la anarquía en Nueva York sucedió tal día como hoy de hace cuarenta años y fue tan corto que sólo duró 25 horas. KRS-One recuerda a cámara que su madre le dijo: “Cuando no hay luz las personas quedan reducidos a animales. Empecé a ver a la gente de manera más profunda que esa superfície que mostraban normalmente por la calle. Fue entonces cuando me convertí en un hombre”.

El documental nos describe Nueva York como una ciudad vibrante, sucia, bestial y desmadrada, y se destaca nada más empezar que las putas campaban por Times Square (“The 1970s were a bad time for Times Square, which was marked with an excess of Xs and was suffering from a soaring crime rate”). Así al bulto nos referiríamos a Una ciudad deprimida en lo social, pero que se rebeló en colores en lo cultural con el reflejo de una amplia gamma de creativos estilos musicales.

“Photos between 1973 and 1982 show prostitutes, pimps and homeless people around Port Authority bus terminal”

Una vez se hizo la luz, literalmente, aparecieron en multitud de parques chicos cargando con un par de giradiscos y un soundsystem con los que tomar las calles de una ciudad que llevaba tiempo deprimida en lo financiero. Ese mismo verano, la ciudad sufrió una ola de calor en paralelo a una ola de asesinatos facturados por un asesino en serie llamado David Berkowitz (y conocido popularmente como El hijo de Sam). Es que lo tuvo todo ese año. De hecho Talking Heads sacan a la venta en diciembre de ese año Psycho Killer, tema que habían aireado un par de años antes en el CBGB. Pero la relación con el hijo de Sam no es tal según defiende la banda: “Although the band always insisted that the song had no inspiration from the notorious events, the single’s release date was “eerily timely” and marked by a “macabre synchronicity”.  No olvidemos tampoco que la década de los 70 se caracteriza por el cine de catástrofes con títulos como El Coloso en Llamas o Aeropuerto 77 que se estrenará sólo semanas después del apagón. 1977 parece pues una gran confabulación de géneros y subgéneros, textos y subtextos de toda la cultura popular surgida después de la segunda guerra mundial.

Estamos pues ante un verano infernal de calor que tuvo su guinda en el apagón más importante sufrido por Nueva York en toda su historia. Aquel año 77 fue un año crucial para el desarrollo de otras corrientes como la música disco con la apertura de la discoteca Studio 54 en abril de ese mismo año, el sacrosanto Paradise Garage que acogerá a gentes de diversos pelajes y razas, sin dejarnos el punk con el ya citado CBGB carburando al máximo después de haber abierto sus puertas cuatro años antes. Para acabar de tensionar el contexto de aquel verano, Nueva York se prepara para unas elecciones que van a ser capitales en el futuro de una ciudad que prepara el terreno para la gentrificación de hoy (el desamparo general del apagón se volvió tormenta de adrenalina y festín para marginados en general que, por lo demás, pasaban sus horas en ese centro social que era el parque).

La noticia del apagón en Nueva York llegó a los diarios españoles dos días después del suceso. La Vanguardia titulaba en su página 3 en la que resume las noticias más destacadas: “Caos en Nueva York a causa de un apagón general. Se han producido actos de saqueo y pillaje”.

“Centenares de personas fueron sorprendidas por el apagón dentro de los ascensores, aunque debido a que la avería se produjo bien entrada la noche la situación no fue tan angustiosa como en 1965, cuando la electricidad faltó a la hora del cierre de oficinas. Numerosos actos de saqueo y pillaje así como incendios han convertido a esta ciudad en un caos. Los bomberos se ven desbordados por la cantidad de llamadas de urgencia que reciben. Según la policía desde el momento del apagón se habían producido dos mil detenciones y 78 policías han resultado heridos en los accidentes e incidentes producidos a lo largo de esta increíble jornada”. La Vanguardia. 15 de junio de 1977.

 

Para contextualizar cómo estaba el mundo por entonces, en plena guerra fría por cierto. Ese mismo día los gobernantes de Estados Unidos y Alemania Occidental iniciaron en Washington dos días de conversaciones sobre los problemas que afligían a Europa Occidental, región que, según los analistas internacionales del momento, era causa de honda preocupación en las esferas oficiales norteamericanas donde se considera el proceso democrático que vive España como uno de los escasos acontecimientos alentadores del momento (la últimamente tan cacareada cultura de la Transición se estaba gestando en ese momento, el secretario general de Alianza Popular, Manuel Fraga y el hasta entonces proscrito Santiago Carrillo, adalid del comunismo en nuestro país, se daban la mano por entonces en los pasillos de las Cortes). En Grecia también atraviesan como en NY por una ola de calor infernal que tres días antes del suceso neoyorquino ha elevado el mercurio a los 48 grados, récord de una capital europea. El Magreb anda revuelto con la nueva ofensivo de Marruecos y Mauritania para neutralizar los escarceos argelinos en el Sahara. El foco de tensión en el África negra se dirigía hacia el conflicto entre Eritrea y Etiopía azuzado con la irrupción de guerrillas armadas y financiadas por cubanos y rusos.

“La incidencia del rayo provocó una reacción en cadena a lo largo de, todas las líneas de alimentación, causando el apagón de todo el sector”. La Vanguardia. 15 de julio de 1977.

El apagón produjo tal consternación en la costa este estadounidense que derivó en toda una serie de memorabilia sin parangón en este tipo de sucesos, como una revista impresa que aprovechó el tirón titulada Blackout ’77 – A Night To Remember: The Official U.S. Collector’s Edition de la que puedes ver fotos desde aquí. “…basically just photos of the looting and chaos that occurred during the blackout in New York City. In style and content it’s very “New York Post” with shock headlines, and blame and condemnation of liberal politicians in their response to the crisis”.

“En el estadio Shea, en Queens, 25 mil aficionados al deporte de pelota base han permanecido sentados en sus localidades al producirse el apagón, cantando canciones bajo una temperatura de 33 grados centígrados”. La Vanguardia. 15 de julio de 1977.

Aquí tenéis otro documental más reciente, What Happened When The Lights Went Out de 2015, de la serie American Experiences, en el que también se desvelan las razones y consecuencias de este apagón y se aportan testimonios de ciudadanos y propietarios de tiendas saqueadas. Un tono algo más tremendista y sensacionalista que el anterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s