Tres lustros sin escuchar el encendedor del Butano

Hace hoy justo quince años se escuchó el último programa del periodista Jose Maria Garcia. Ese día no se despedirá de la audiencia, a la que deja huérfana de sus “ojo al dato”, de sus críticas a los “abrazafarolas”, y a los “lametraserillos”. Una de sus frases preferidas fue y sigue siendo, “el halago debilita” (ay Jose Mari, si tuvieras Facebook, ibas a flipar con la cultura del lametón constante amigo). El periodista que más pasta ganó en la historia del periodismo deportivo de nuestro país, El Corte Inglés mediante, romperá su silencio cinco años más tarde, con Jesús Quintero en una entrevista que fue muy polémica porque a última hora fue censurada por TVE, las malas lenguas dicen que debido a que se metió demasiado con Florentino Pérez. La tenéis más abajo.

De Jose María García me quedo con el chiscar de su mechero que se colaba por el micrófono justo antes de que empezara a morder a diestro y siniestro.  Una anécdota que demuestra a las claras la personalidad, algo tiránica, de García. En un  partido del Murcia el locutor que estaba en la Condomina celebró el gol del equipo local con exceso de júbilo. García en directo comentó, “primer gol del Murcia y último que nuestro compañero Pepe Yepes narra en directo para esta casa”. Se cargó al pobre corresponsal pimentonero Pepe Yepes en directo por haber sido demasiado entusiasta con uno de los contendientes.

Desde hace un tiempo, García se pasea por algunos platós y estudios, largando todo lo guardado y una vez ha vencido su batalla contra el cáncer que explica en su biografía ‘Buenas noches y saludos cordiales’. De hecho, hace pocos días estuvo ni más ni menos que en la SER, donde se le pudo escuchar de 1972 al 82 (abandonó la SER tras una polémica con el ministro de deportes de entonces Pío Cabanillas – “libré una dura batalla con él porque había mentido hasta que un día me dijeron que dejara de hablar de él porque tenía que firmarnos unas concesiones en FM”- con lo que hasta hace menos de una semana ha estado vetado y no pudo volver a ponerse delante de un micrófono de la emisora del grupo PRISA, concretamente en el programa ‘A vivir que son dos días’ de Javier del Pino). Después de 35 años volvía a los micrófonos del “imperio del monopolio”.

Es precisamente a poco de empezar el Mundial del Naranjito cuando debuta en Antena 3, la primera emisora totalmente privada de nuestro espectro radiofónico, casa en la que desplegará cada noche su programa Supergarcía que mantendrá enganchados a muchos miles de oyentes (se dice a modo de chascarrillo popular que García era responsable de que los maridos de este país no atiendan debidamente a sus mujeres por la noche ya que muchos de ellos se quedan dormidos con el transistor colgando de la almohada). Su mitiquísimo Supergarcía en la hora Cero llegó a alcanzar más de 850.000 oyentes en 1990, su tope de audiencia. Por cierto, como sintonía del programa utilizó el tema Lovesong de Simple Minds, por lo que parece no la eligió él, deberíamos preguntarle si alguna vez tenemos oportunidad.

Justo diez años después, en 1992, después que PRISA compre Antena 3, el súper periodista pasa a formar parte de la emisora de los curas, la COPE, donde permanece hasta el año 2000. De la mano de Telefónica inicia un ambicioso proyecto que pretendía competir con el “imperio”, es decir, con sus archienemigos de PRISA (titánicas y sangrientas fueron sus disputas nocturnas con el locutor estrella de la noche en la competencia, la cadena SER, José Ramón de la Morena, que ahora por cierto está en Onda Cero y que le arrebatará finalmente el liderato en el tramo de la medianoche en 1995).

Llega entonces el 7 de abril de 2002, el locutor dimite de sus funciones como director y presentador de Supergarcía en Onda Cero y se baja del barco, mejor dicho, del trasatlántico Admira Sport con el que pretendía formar una auténtico star system de periodistas deportivos para combatir con PRISA. En su comunicado, se explicita que su dimisión se debe a un incumplimiento de contrato, con lo que hoy se cumplen 15 años de su última aparición como profesional en los medios. En la entrevista con Quntero de más abajo, el periodista madrileño, pero considerado asturiano de adopción, reconocerá que no avisó a la audiencia para no perjudicar al PP.

En la entrevista con el “loco de la colina” que tenéis más abajo suelta, como era de esperar después de cinco años sin acercarse a un micro, varias perlas en forma de bomba: “Los consejos de administración de la Cope son para filmarlos en vídeo. Vienen curitas de Burgos en el autobús de línea para cobrar su asistencia al consejo”. También culpa al ex presidente del Gobierno, Jose María Aznar de su salida del macro proyecto mediático que pretendía construir con Admira Sports: “El señor Aznar no me puede llamar traidor porque hasta hora no he dicho más que el 10% de lo que puedo decir de él. Y lo que tendría que decir del señor Aznar es que es el culpable directo y responsable de que todo ese invento que hicimos se haya venido abajo. Los políticos, sean del signo que sean, no quieren periodistas. Los políticos quieren aduladores”. Pero cuidado, que también raja de nuestro actual presidente que en 2007 aún no gobierna en nuestro país: “A Rajoy le dije que tenía una cosa muy buena y otra muy mala. La buena es que pasa por los sitios y no mancha. Y la mala es que pasas por los sitios y no limpia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s