Kerouac, anfetas, Oporto y el sutra

kerouac

      “He de predicar la única verdad posible, abolir la muerte exterminando el nacimiento… poner fin al renacer humano absteniéndose de mantener relaciones sexuales… hay que dejar de matar por deporte o para comer seres vivos…todo el mundo debe abstenerse del pánico y esperar la muerte finalmente”.

 

A principios de verano de  1956, Jack Kerouac aún no se había convertido en el autor de On The Road pero ya tenía acabada su encíclica budista. Ese mes de junio de 1956 concluía el poema en prosa con el que pretendía trascender sus demonios: El Sutra de la Edad Dorada . Remataba sus postulados pocos días antes de su partida para el estado de Washington, hacia el Mount Baker National Forest, donde había conseguido un empleo como guarda forestal. Había finiquitado su particular manera de entender y repartir espiritualidad con este poema en prosa y le vendría bien seguir a resguardo de tentaciones como el vino de Oporto y las anfetaminas.

El Sutra de la Edad Dorada fue escrito por Kerouac durante la primavera de 1956, a instancias del poeta y activista, aún vivo, Gary Snyder, quien ese mismo año sugirió a Kerouac que redactara un Sutra tomando como ejemplo los sermones del Buda Gotam (de hecho fue el propio Snyder el que le recomendó que pasara una temporada en el parque nacional Mount Baker, algo que él no podía hacer por encontrarse fichado como “comunista” en los archivos federales). “Redactó El Sutra en una cabaña de tres habitaciones, hecha de troncos y rodeada de altos y enhiestos cipreses, pinos y eucaliptos en Milley Valley, población californiana en el condado Marine”, nos explica el libro “Budismo y catolicismo en Jack Kerouac” del catedrático de psicología de la Complutense, Jose M. Prieto que es de donde extraigo la información y el interés por el lado más espiritual del autor más conocido de la generación beatnik.

“El quinto de los preceptos budistas sugiere que no se consuman productos que puedan alterar y trastocar el funcionamiento saludable del espíritu. Este fue el punto débil de Kerouac. Su creciente  afición a la benzedrina, a la marihuana y al vino dio al traste con sus progresos de finura mental y espiritual”.

En los años 50 los centros budistas eran muy raros en Europa y en EE.UU. Se circunscribían a pequeñas comunidades de emigrantes asiáticos. Como mucho, el budismo encontraba cabida en algunos programas de departamentos de filosofía o en institutos de historia de las religiones. “En este contexto Kerouac, en solitario, se atrevió a escribir un texto sagrado siguiendo las indicaciones de su amigo Snyder. Los sutras budistas  tienen el formato de diálogo; las escrituras judías y cristianas tiene el formato del monólogo. Aún no había publicado la novela que le sacaría del anonimato un año después. Era, pues, un don nadie deambulando a la búsqueda de alojamiento y manutención. Redactó una escritura al estilo cristiano, no un sutra budista”, comenta el mismo Jose María Prieto que recalca en el estudio que su madre, tan presente en tantos aspectos de su vida, rechazó el interés de Kerouac por el budismo.  “El Sutra es una pieza ilustrativa en la trayectoria personal de Kerouac porque aborda el tema de tiempo y la eternidad desde una óptica que trasciende lo personal, con ánimo preclaro, sin culto a la madre”.

“Las expresiones “átomos de polvo” y “vastos universos” tan solo son palabras. La idea implicada es sólo una idea. Creer que vivimos aquí en esta existencia, divididos en individuos varios y diversos, atiborrándonos de comida y evacuándola, despellejándonos corporalmente una y otra vez sin cesar y sin discriminar definitiva o particularmente es tan sólo una idea”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s