Los fachas fuman rubio

albania_espanya

El otro domingo descubrí una edición de 1989 del libro Los rojos ganaron la guerra del escritor Fernando Vizcaíno Casas del que hoy se cumplen doce años de su muerte. Subrayado con el subtítulo ‘Cómo hubiera podido ser el futuro -nuestro presente- si Franco pierde la guerra”. Con este libro, el escritor valenciano, con fama de intransigente en las ideas y los actos,  volvía al género con el que consiguió millones de libros vendidos: la ucronía o a la historia-ficción. El escritor nos regala esta recreación de los avatares del Estado Español, reconvertido en la Unión de Repúblicas Socialistas del Estado Español, una vez la guerra civil  cae del bando de la República gracias a un arreón final de la URSS. “El proyecto de Constitución configura el país como una Unión de repúblicas Socialistas del Estado Español (rr), integrada por Iberia, Euzkadi, Catalunya, Archipiélago Canario y Territorios Marroquíes”. Si eres de izquierdas el libro te irá poniendo de muy mala leche a medida que van pasando las páginas, ya que da por sentado que el triunfo de la izquierda nos llevaría a una situación parecida, si no peor, que la que realmente se produjo en nuestro país.  Por cierto, que Planeta, que ya ha anunciado que saldrá de Catalunya si esta consigue finalmente la independencia,  ya entregó un premio en la edición de 1976 a una novela de temática y planteamiento parecido, En el día de hoy, de Jesús Torbado (como reza en el faldón del libro: Premio dotado con 4.000.000 de pesetas) en el que Franco, una vez derrotado su intento golpista, decide emigrar a Cuba.

La verdad es que los fascistas siempre han escrito muy bien. Vizcaíno Casa además lo hace además con cierta gracia y cierta burla. Muchos pensarán, que no contentos con ganar la guerra, los reaccionarios también tuvieron tiempo de humillar a sus adversarios con una recreación histórica con visos de desarmarlos incluso en la ficción y en la hipótesis. Me pregunto si Pablo Iglesias habrá leído este libro y qué pensará de él. (nota del autor: La foto que encabeza este post está extraída de un frame del documental ‘De la transició al canvi’ del cineasta Carles Barba del que ya hemos hablado en este blog).

“El frenesí antifascista alcanza también a rótulos comerciales y viejas denominaciones equívocas, que se sustituyen por otras más democráticas. Las cervecerías Munich, Berlín, Frankfurt, pasan a llamarse París, Praga, Odessa; en las cartas de los restaurantes ya no se ofrecen “macarrones a la italiana”, ni “spaghettis a la boloñesa”, que ahora son “a lo Garibaldi” y “a lo popular”. Hasta los clásicos Billares Brunswick, de la madrileña calle del Prado, se convierten en Billares Karamazov. Dejan de anunciarse los vinos de Oporto, en natural represalia contra el régimen portugués de Oliveira Salazar. La Tabacalera, que ha visto descender peligrosamente el consumo de cigarros negros, lanza un inteligente eslogan, en millares de carteles que representan a un tipejo con todas las características externas del señorito burgués y reaccionario, con un pitillo en los labios y esta frase certeramente publicitaria: “Los fachas fumaban rubio…”. Ni que decir tiene que se disparan en seguida las ventas de Ideales y picadura”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s