Perlas como cerezas

ricardo_urgell

Ahora que empieza el verano, los chapuzones, las terracitas y todo eso,  aprovechamos para refrescar este documental emitido recientemente por Canal +, que nos llega a través de David Sánchez en el que el exitoso empresario . El documental sobre la vida y milagros de un ‘recontratriunfador’: Ricardo Urgell, el supercampeón de la noche que se encuentra tras el emporio de las cerezas, Pachá. El perfil del denominado “arquitecto de la noche” empieza fuerte, con el propio empresario dando de comer a sus gallinas, mientras esboza una idea que, por la cara que pone, más que un comentario desmesurado así a la brava, parece una idea de negocio que bien pudiera estar tramando para un futuro no muy lejano: “¿Qué pasaría si el tiempo se pudiera comprar con trabajo? Nos mataríamos entre todos”.

El documental está muy bien porque refleja sombras y claros en la figura de un líder que se encuentra muy solo, como todos  los líderes, en la cumbre del mundo. Me quedo con la reflexión del que supongo es su psiquiatra, Jose María Fábregas, que le define con una paradoja: “Alguien al que no le gusta la música, no le gustan las drogas y que además tiene una capacidad limitada de relaciones públicas, ese alguien ha sido capaz de montar un emporio de la noche”. Yo añadiría: igual es por eso que ha sido capaz de montar un emporio. Se le escapa una mueca cuando se le pregunta si haber triunfado en el país de los tuertos que es la noche le ha acabado frustrando, teniendo en cuenta el pedigrí artístico de la familia. “Vendo la peor droga que es el alcohol”. Y por vender alcohol a menores se acabó la aventura de Pachá en Madrid, con dos mil personas haciendo. Ángel Nieto asegura que desde entonces está de uñas con la capital: “”Me la jugaron en Madrid. Hay una parte gilipollas de Madrid que no la aguanto”.

Y luego está esa necesidad de navegar mar adentro, porque a él lo que le gusta es perder de vista a los palizas que quedan en tierra. Kiko Muntadas, “cazador profesional”, dice de él que es imposible no admirarlo, ni quererlo y que además “no ha pisado a la gente”. Parece que él piensa que si quieren pisarlo:  “La tierra está llena de gente que te va a atacar. En cambio, el mar, todo para nosotros. El mar apacigua a las bestias… A mí, a mí… que yo soy muy bestia…”.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s