De França a Mèxic

nyassa

Hoy hablaremos de un documento de un valor histórico incalculable. Si alguna vez te has preguntado qué hacían y a qué dedicaban las horas muertas de días interminables surcando el mar los emigrantes de este país en aquellos grandes buques en los que viajaron a México huyendo de la guerra y sus consecuencias, aquí tienes una especie de máquina del tiempo en forma de Dietario escrito de primera mano por uno de los cronistas del exilio catalán en México: Artur Bladé Desumvila. “De França a Mèxic. Dietari de viatge” (Editorial Duxelm). Sirva también esta entrada como homenaje a esta pluma afilada que este año hace veinte que nos dejó. El libro sería continuación de su gran corpus central, “L’exiliada”.

El libro está editado por su hijo, Artur Bladé y recoge las vivencias de los centenares de españoles, la mayoría catalanes, del 8 de septiembre al 15 d’octubre de 1942. En realidad el viaje se reparte en dos etapas, de Marsella a Casablanca y de ahí a Veracruz a bordo del Nyassa, que así se llamaba el barco portugués, que hará escala en Trinidad donde, por cierto, una de las niñas exiliadas muere y se produce un incidente con las banderas, la niña tiene a sus pies una bandera catalana y los representantes de la República a bordo del barco se empeñan en colocar también una bandera española que provoca en uno de los pasajeros: “Fins i tot sobre els catalans morts voldrien posar ara la marca de l’esclau”. Será la última travesía de repatriados que huían de los estragos vitales y morales de la Guerra Civil ya que poco después Alemania ocuparía Francia y el paso al puerto de Marsella se complicaría sobremanera. De hecho, uno de los momentos más tensos el viaje se produce cuando irrumpe en escena un submarino nazi que al final por ¿cuestiones humanitarias? deja que el Nyassa siga su rumbo.

Algunas reflexiones de Bladé en cubierta no dejan de sorprender. En un momento en el que los pasajeros están molestos con la tripulación, por considerar injusto el reparto de dependencias, Bladé reflexiona en torno a la condición humana: “Se segueix rondinant entorn del petit conflicte provocat, si es pot dir aíxi, pels qui havent obtingut una plaça millor s’han lliurat de la promiscuïtat troglodita de la bodega. Fa quinze dies es lluitava contra la gana i les dificultats de viure en un país exhaurit per la guerra i on cada hora que passava feia més precària la seguretat personal. Sortir d’aquest país, recobrar la llibertat, obtenir una plaça en un vaixell alliberador constituïa el més bell dels somnis. Realitzat el somni, desaparegut l’espectre de la fam, quan ja no hi ha soldats ni siluetes enemigues, lliures dins de la llibertat infinita del mar, esdevenim exigents, insatisfets, humans, terriblement humans. El privilegi més insignificant ens sembla un atemptat horrible a la nostra dignitat i al nostre orgull. En temps normal la superioritat econòmica, per exemple, podrà semblar injusta peró hi hauria molta gent que sabria oblidar-la més o menys resignadament. En aquest vaixell aixó no és possible perquè tots som igualment rics, si ésser ric vol dir tenir diners i ganes de gastar-los. Ja no sabem que fer-ne dels diners. Només cal veure el bar i a l’hora que es vulgui”.

Durante el tiempo que estuvieron esperando en Casablanca al barco que los llevaria a la libertad, el cronista incide en esa insatisfacción propiamente humana: “Comencen els bulos. No se sap res del Nyassa. Dos-cent milions d’homes envejarien la nostra situació. L’home es cansa de tot. Camises, camises. Poder tenir una platja, sol, resturant, cervesa i àrabs. Amb una camisa n’hi ha per passar dies i dies. Quan es fa tard arriben de Casablanca amb carteres i sabates”.

También merece atención este comentario que bien podría haber sido dicho en alto en pleno siglo XXI para describir nuestro país: “En sortir el sol tenim Ceuta a la vista. Una muntanya. Sobre la muntanya un presidi. Cementiris, presidis… Espanya. A Espanya els presidis han estat sempre més famosos que les universitats. Ceuta, Duero, Ocaña, Santa Maria. Quan s’estudii la influéncia que han tigut els presidis i els presidiaris en la vida política de la península es comprendran moltes coses. Quan érem infants la gent deia alguna vegada parlant d’un criminal: “Li han caigut 30 anys a Ceuta”. Ara al presidi de Ceuta hi ha encara un bon nombre de noms que lluitaren el 18 de juliol”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s