Y los sueños, sueños son.

vendido_aqui
El anuncio de este año de la lotería no se ha librado de las versiones alternativas del terruño. La historia de Manu y el Bar está tan extraída de la realidad que se acerca a la vida misma. Y eso a veces repele. De hecho, a mi me ha pasado algo muy parecido a lo de Manu pero a mí Antonio no me ha guardado un número. El gordo de la ONCE del 11 del 11 cayó la semana pasada en el puesto de los pro-ciegos de la parada de metro que cojo todos los días para ir al cole. Un premio de 11.000.000 € a las 5 cifras más serie me ha dado una palmadita en el hombro. Al señor de los ciegos recuerdo comprarle algún número no porque me haya tocado cuando le compré, más bien porque es de esos vendedores que te cuenta toda su vida por uno cincuenta que vale el número. Uno de esos vendedores que se quedan en el recuerdo. Ahora me acordaré de toda su familia cuando lea su cartel ‘Vendido aquí’, en realidad una de las formas más crueles de promoción de un negocio que se tenga constancia en el marketing de nuestros días. Tal vez por algo parecido a mucha gente no le ha gustado el anuncio de la lotería y ha recurrido a la venganza del pueblo de nuestros días: el MeMe. La realidad es sucia y peluda como la barba de Manu.

Para empezar con lo más destacado de la creatividad que ha generado nuevamente el anuncio de la lotería, he encontrado dos guiones alternativos al polémico anuncio. Me quedo con el final del crítico televisivo asturiano Antonio Rico: “Somos amigos desde hace tiempo, Manuel, me pareció un detalle bonito”. También es especialmente punzante el final del blog La furia de Psicalipsis, con menos aspavientos pero igual o más sangriento que el anterior: “¡Pues claro que sí, Manu, joder: al café estás invitado y la cuenta que me debes ya me la pagarás cuando puedas!”.

Tampoco ha faltado la versión drogota del tema que tienes más abajo:

Y también tenemos la versión en plan drama ruso que se lleva de momento el premio a la mejor réplica:


Edito:
Y ahora, una lectora del blog me envía esta versión asturiana que me ha recordado al Terra Astur de Gijón que fue el restaurante donde topé por primera vez con un cahopo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s