Las embarazadas ven más embarazadas en el metro



Atención al caso práctico extraído de la vida real y cotidiana que os voy a explicar hoy.  Me pasa mi mujer por mail un texto de una compañera suya llamada Cristina Sáez que se dedica a la ingrata tarea de periodista. El texto se titula Aprendiendo a ser creativos y en él se explican las claves de cómo explotar la creatividad de la gente (sobretodo de aquellos que dicen no tener creatividad de los cuales, por cierto, me he encontrado muchos casos en mi clase sin ir más lejos).  En el texto pubicado en el suplemento sabatino ES de La Vanguardia se dicen cosas como: “Todos somos creativos La imaginación es la capacidad más fascinante y asombrosa de la inteligencia humana. Es la que nos permite tener ideas nuevas. Está presente en casi todo lo que hacemos. Y
cuando somos capaces de desenredarla de nuestras neuronas y ponerla a trabajar, somos también capaces de crear, de avanzar, de tirar adelante nuevos
proyectos, de resolver problemas, de afrontar nuevos retos. Eso es, de hecho, la creatividad, imaginación aplicada. Y todos compartimos ese don. Que sí, que sí”.  Cuando yo iba a la Universidad en clase de Creatividad nos explicaban que la mente es como una linterna que enfoca con más fuerza aquello que deseamos y por tanto nos ocupa mucho disco duro de nuestros pensamientos. Me acuerdo del ejemplo más recurrente: las embarazadas en metro, sobretodo las primerizas, ven más embarazadas que los chicos de pongamos 16 años que están aún a años luz de pensar en ser padres.

Justo en el momento de recibir por email el texto de Sáez estaba pensando en escribir el post de la semana en este tu blog de Marketing. Y he leído el texto como se leen ahora las cosas: tangencialmente. Me ha parecido interesante y susceptible de ser comentado (como finalmente así ha sido) pero he pensado que referirme a un sólo texto igual dejaba algo pobre en fuentes a mi post. Mi mujer me ha insistido en que lo leyera en profundidad. Y entonces le he dicho: “Espera que estoy buscando algo que me ilumine”. Entonces he ido a la versión online de la revista profesional del sector de la publicidad, Anuncios, y se ha obrado el milagro. Justo he topado con la columna de otra mujer Titi López, Coaching para redecorar tu vida que habla precisamente del mismo tema que el texto anterior de tal modo que la intro  dice tal que así: “Leí un artículo interesante que hablaba de la necesidad de tener un fin en mente para cumplir nuestros deseos. Es lo que nosotros en este blog hemos llamado muchas veces tener un objetivo, pero quizá al expresarlo como “tener un fin en mente” adquiera un matiz más visual, más de ser capaces de pre-ver  la meta que queremos alcanzar antes de  empezar a caminar hacia ella”. Para continuar con la moraleja del día con la que relacionamos los dos textos: “Si lo pensamos, todo lo que construimos o creamos lo creamos dos veces. La primera en nuestra mente. Es la fase en la que imaginamos lo que nos gustaría, cómo sería, qué detalles tendría, que placer o ventajas nos proporcionaría. Lo que soñamos todavía no existe, no es real, salvo en nuestra imaginación. Tenemos una visión. Y ese es el primer paso para que se convierta en algo tangible”.  Así que ya sabes,  la visión en potencia que tengas de ese a donde quieres llegar es vital para conseguir que ese sueño se cumpla. Y si te has equivocado y eso a lo que aspirabas no ha resultado ser una buena idea. Entonces estás de enhorabuena porque habrás aprendido muchísimo más que si hubieras llegado a tu objetivo de buenas a primeras. Y si el entorno se te vuelve en contra porque como sabes el error es peor que el demonio en esta nuestra sociedad entonces tienes otra gran oportunidad. La de demostrar que tienes personalidad y actitud (y esto si que se premia en nuestro entorno).

Nota: Para más inri cuando buscaba una foto para ilustrar el artículo me he encontrado con esa de más arriba de Kukuxumusu que da pie a un texto del blog http://bienaventuradoslosque.blogspot.com que se inicia de la siguiente manera:

“Justo cuando una colega, minutos antes de entrar en una reunión me confesaba que está embarazada de tres meses, llegaba a mi blackberry un correo electrónico confirmando el nacimiento de la niña de una amiga que repite en esto de la maternidad.

Desde entonces no hago más que ver carritos, bombos y niños de preescolar por todas partes”.

Anuncios

Un comentario en “Las embarazadas ven más embarazadas en el metro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s