Tan nuevo, pero tan viejo a la vez


Como cada vez que habla un responsable de comunicación de un coloso como Coca-Cola hay que prestar atención.  Félix Muñoz, que es la persona que ocupa tan estresante pero a la vez envidiado cargo, estuvo hace unos días en la Universidad Complutense de Madrid para hablar de lo que se supone que mejor sabe:  de comunicación corporativa (la ponencia se titulaba concretamente: “La planificación de un ejercicio de comunicación para una gran compañía: Coca-Cola”). La web especializada en estos términos  Marketing Directo se hace eco de las palabras de Muñoz en un post en el que destaca la siguiente aseveración: “Uno de los grandes cambios que ha traído la tecnología es la bidireccionalidad de los mensajes. Hasta hace muy poco, la publicidad era una forrma de lanzar mensajes, pero sin preocuparnos por preguntarle al consumidor. Lo que ha ocurrido con todos los nuevos medios es que aparte de tener una nueva forma de ponernos en contacto con los consumidores, lo más importante es que esos medios han puesto en contacto a unos consumidores con otros. Es decir, el medio más antiguo, el boca-oreja, sigue siendo hoy el más eficaz. Ahora esta comuniación está potenciada y es instantánea gracias a las herramientas de comunicación tan potentes con las que cuentan”.

Por tanto, según el máximo responsable de comunicación de una de las empresas más poderosas del mundo, internet y sus redes nos ha devuelto al método más antiguo a la hora de promocionar un producto o servicio: el rudimentario boca -oreja. De todas maneras la implantación total (o casi) de la red de redes ha traído consigo una serie de cambios que quedan recogidos en el tema de portada del último suplemento Babelia (el que llega a la edición número 1.001): “Un mundo distraído”. Para cuestionarnos ya a partir  de la intro del extenso artículo: “La tercera parte de la población mundial ya es ‘internauta’. La revolución digital crece veloz. Uno de sus grandes pensadores, Nicholas Carr, da claves de su existencia en el libro “Superficiales”. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? El experto advierte de que se “está erosionando la capacidad de controlar nuestros pensamientos y de pensar de forma autónoma”. Os recomiendo que os leáis el artículo entero porque seguramente os veréis reflejados en algunas de lascafirmaciones del texto que sobretodo ahonda en la capacidad de distracción de los imputs que nos llegan telegrafiados a nuestras cuentas de usuario. Debido todo esto a que nuestra vida se ha reducido a un titular.  Conocemos al otro gracias a la frase de un muro cualquiera en Facebook o a los míseros 140 caracteres de Twitter: “No me salí de estas redes sociales porque no me interesen. Al contrario, creo que son muy prácticas, incluso fascinantes, pero precisamente porque su esencia son los micromensajes lanzados sin pausa, su capacidad de distracción es enorme”. No os distraigáis por tanto.  Internet esa nueva, vieja herramienta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s